Haití

    Habitar por algunos meses Haití es viajar en el tiempo. Basta un viaje en avión o incluso cruzar su única frontera para encontrarse con reglas del pasado, gente del pasado, derechos del pasado, y un funcionamiento del pasado. 

    El problema es que sus habitantes piensan que viven en el presente. Viven, pero también algunos sólo sobreviven.

    Recorrer sus calles empapa de vida, tristeza, decepción, hambre, risas, penas y muerte. Es una experiencia de vida al fin y al cabo. No podré eso si, decir que viví realmente Haití, porque el hecho de estar abstraído de su funcionamiento y su vida de ciudad te hace o te convierte en un mero espectador inmunizado ante tantas emociones.

    Haití tiene infinitos problemas sin resolver, y fácilmente 100 años serán pocos para resolverlos. La ambición de poder, la enorme corrupción, la violencia desatada por diversas bandas, la avaricia, la nula empatía y el egoísmo de quienes han tenido y tienen el poder de acción en el país, termina perpetuando la situación actual hacia el futuro.

    Toda opción de cambio, o un fortalecimiento del poder del estado hoy en día parece nulo. Sin embargo, el haitiano se levanta día a día pensando en que hoy será mejor día que el ayer. O tristemente, se levanta resignado a vivir en el país que les tocó nacer.

    Puerto Príncipe, 2021.

    Tenida dominical para asistir a cultos
    Funeral en Furzy, cerca de Petionvile
    Funeral en Furzy, cerca de Petionvile
    Funeral en Furzy, cerca de Petionvile
    Funeral en Furzy, cerca de Petionvile
    La venta de agua en bolsas es una de las salidas ante la nula capacidad de sanitizar el agua de acceso público.
    En su mayoría, son las mujeres las que transportan los productos que luego venderán día a día en las calles.
    Transporte Público



    © 2022 Copyright Miguel Berríos Hidalgo. Desarrollado con por Saurio

    1
    ×
    Hola! ¿Quieres contarme sobre tu boda? Presiona nuevamente el botón de WhatsApp